null Indemnizaciones
  1. ¿Corresponde indemnización en caso de fallecimiento del empresario?

    El Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores,  señala en su artículo 49.1.g):

    "El contrato de trabajo se extinguirá:

    g) Por muerte, jubilación en los casos previstos en el régimen correspondiente de la Seguridad Social, o incapacidad del empresario, sin perjuicio de lo dispuesto en el artículo 44, o por extinción de la personalidad jurídica del contratante.
    En los casos de muerte, jubilación o incapacidad del empresario, el trabajador tendrá derecho al abono de una cantidad equivalente a un mes de salario.
    En los casos de extinción de la personalidad jurídica del contratante deberán seguirse los trámites del artículo 51."

  2. Un trabajador en situación de jubilación parcial, que como consecuencia de ello suscribió con su empresa un contrato de duración determinada a tiempo parcial, al cumplir los 65 años es baja en la empresa por jubilación, ¿le corresponde indemnización por fin de contrato?

    La extinción de contrato por alcanzar el trabajador la edad de jubilación no lleva aparejada ninguna indemnización, salvo que por Convenio Colectivo pueda establecerse alguna paga especial o "premio" de jubilación.

    El Real Decreto Legislativo 2/2015, de 23 de octubre, por el que se aprueba el texto refundido de la Ley del Estatuto de los Trabajadores,  señala en su artículo 49.1.f): "El contrato de trabajo se extinguirá por jubilación del trabajador"

     

  3. Un trabajador con contrato de relevo que actualmente sustituye a otro trabajador jubilado de forma parcial, desea saber, si cuando finalice su contrato (por que se jubila definitivamente la persona a la que sustituye) tiene derecho a alguna indemnización.

    El art. 49.1.c del Estatuto de los Trabajadores establece que "el contrato se extinguirá por expiración del tiempo convenido o realización de la obra o servicio objeto del contrato. A la finalización del contrato, excepto en los casos del contrato de interinidad y de los contratos formativos, el trabajador tendrá derecho a recibir una indemnización de cuantía equivalente a la parte proporcional de la cantidad que resultaría de abonar doce días de salario por cada año de servicio, o la establecida, en su caso, en la normativa específica que sea de aplicación. "

    En este sentido se pronuncia el Tribunal Supremo (Sala Social) en sentencia dictada, entre otras, el 11 de marzo de 2010 (Recurso 135/2009) no considerando excluido el contrato de relevo de la indemnización por fin de contrato temporal.

  4. Una empresa va a proceder a realizar un despido de una trabajadora con 2 años de antigüedad, de los cuales los 3 primeros meses fueron a media jornada y el resto a jornada completa. Desea saber cómo deben realizar correctamente el cálculo de la indemnización, si con el salario diario actual sin tener en cuenta que al principio estuvo a media jornada o hay que hacer las partes proporcionales.

    El salario a computar es el de la fecha del despido, en concreto, el percibido el último mes con la parte proporcional de las pagas extraordinarias, salvo que se perciban salarios irregulares; en cuyo caso se computará la media anual.

    Cuestión distinta es el cómputo de la antigüedad. Hay que tener en cuenta los servicios prestados desde la fecha de ingreso, con la única excepción de las excedencias, que se tienen en cuenta para la antigüedad, pero no computa a efectos de indemnización, entendiendo en todo caso los periodos de trabajo efectivo. Los días de ausencia al trabajo por motivos independientes a la voluntad de trabajador (por ejemplo, IT), han de considerarse como de trabajo efectivo.

  5. Una persona ha sido despedida por causas objetivas tras un período de suspensión del contrato debido a un ERTE (Expediente de regulación temporal de empleo). Quiere saber si el perído de suspensión va a tener efectos en el cálculo de la indemnización

    Para determinar la indemnización por despido por causas objetivas, el art. 53.1.b del Estatuto de los Trabajadores señala que será de veinte días por año de servicio, entendiendo por tal el tiempo de desempeño de la condición de trabajador, es decir, el tiempo en que el trabajador estuvo bajo la dirección del empresario.

    Durante un ERTE, se produce una suspensión temporal de la relación jurídico-laboral por razones ajenas a la voluntad del trabajador/a, y como consecuencia de la misma cesan también las obligaciones recíprocas de prestar servicios y abonar salarios, si bien se mantiene la vigencia del contrato.

    Por lo tanto, hay que incluir el periodo de suspensión de contrato a efectos de la determinación de la indemnización por despido.

     

    ¡OJO! Debido a la situación derivada del COVID-19, la fuerza mayor y las causas económicas, técnicas, organizativas y de producción en las que se amparan las medidas de suspensión de contratos y reducción de jornada previstas en los artículos 22 y 23 del Real Decreto-ley 8/2020, de 17 de marzo, no se podrán entender como justificativas de la extinción del contrato de trabajo ni del despido, por lo que en caso de producirse un despido, éste será declarado como improcedente por el ORECLA o un Juez de lo Social.